30/8/2011 - 06:00h - laMalla.cat

De la premsa de paper a la premsa digital

Una funció rellevant

Afirmava el professor Llorenç Gomis, un dels nostres grans pensadors del segle XX al voltant del periodisme, que si els mitjans existeixen és, sobretot, perquè compleixen una funció social i política. A l'obra El medio media (1974), xifrava aquesta funció en dos aspectes: ser “intèrpret de la realitat” i “actuar de mitjancer entre el sistema polític i l'ambient social”.Rellegir quaranta anys després els escrits del periodista i professor català suscita sucoses reflexions, moltes plenament actuals. Però em quedo amb un detall: la seva insistència a atribuir aquesta funció només al diari. Gomis no esmentava la ràdio ni la televisió, potser perquè en aquells anys de control informatiu franquista ambdós mitjans audiovisuals estaven massa allunyats del veritable periodisme, el que serveix a la societat. Em pregunto: quina influència política concediria avui el professor als mitjans d'internet?

Probablement, crucial. Hi ha, d'una banda, evidències quantitatives: des de l'aparició de les primeres publicacions periodístiques a la web, fa tot just 15 anys, la proliferació dels mitjans digitals ha estat vertiginosa. Però més important és la imbricació creixent en la vida quotidiana de les persones. No es pot entendre la nostra societat sense considerar com influeixen aquests canals d'informació.

Mentre això passa, la professió periodística pateix paradoxalment temps d'sotsobre. En particular, els mitjans impresos pateixen un sostingut declivi sostingut d'audiència i d'ingressos publicitaris. Aquestes estretors estan implicant redaccions més eixutes, retallades en la paginació, cobertures informatives més modestes...

Enfront d'aquest panorama tan fosc, n'hi ha que han posat data de defunció als diaris. Sense arribar a aquest extrem, altres preveiem que, encara que no desaparegui, el paper haurà de renunciar al llarg dels propers anys al protagonisme periodístic secular. Tant si agrada com si no, el segle XXI és el de la informació digital. I davant d'aquest canvi, seran capaços els mitjans digitals de complir el paper que van complir els diaris?

Vet aquí el gran repte. Les empreses periodístiques treballen de valent per trobar un model de negoci sostenible per a les seves publicacions digitals. Això, sens dubte, és important. Però ho és encara més construir amb fonaments sòlids un nou mitjà que respongui a la funció que la societat delega en el periodisme. Té ben poca importància el model de negoci si el que falla és el producte. Serveix de ben poca cosa pensar en el com si no es té clar el per què. Fins ara, malauradament, una bona part del periodisme digital pateix importants mancances. Molts cibermitjans continuen avui més amoïnats pel rellotge que pel diccionari. Els importen més les pàgines vistes que el que s'ha vist a les pàgines. Compten i recompten a la seva audiència, però no compten amb ella.

Recentment el grup editor del britànic The Guardian anunciava un gir estratègic: d'ara endavant adoptarà un model web first, amb prioritat absoluta per tot allò digital. Altres grups periodístics li seguiran, tard o d'hora. Però que no s'enganyin: no en tindran prou amb donar abans la informació a la xarxa; la clau per al seu èxit serà donar-la més bé, amb més qualitat.

Només així aconseguiran els mitjans digitals de la nostra època apropiar-la rellevant funció social que van complir els seus predecessors. El que els farà imprescindibles

28/4/2011 - 13:26h - laMalla.cat

El conflicte del fons de competitivitat

El Gobierno insiste en no pagar

Poco o nada podía esperarse del Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado ayer. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, ratificó su negativa a avanzar el pago del fondo de competitividad, en contra de lo que se ha hecho en años anteriores, tal como le había pedido la Generalitat, y reiteró que no lo abonará hasta el 2013.

Sin este dinero, muy probablemente Catalunya no podrá cumplir el objetivo de reducción del déficit hasta el 1,3% del PIB, tal como tenía previsto establecer en los presupuestos para este año. Este incumplimiento puede afectar negativamente a la credibilidad de la Generalitat ante los mercados financieros internacionales pero también a la del conjunto de España. La responsabilidad de todo ello será del Gobierno central por no cumplir con sus compromisos. Así lo manifestaron abiertamente ayer las otras cuatro autonomías a las que también se les niega el adelanto del fondo de competitividad, que hasta ahora era una práctica habitual. Se trata de Madrid, Murcia, Valencia y Baleares.

La alternativa que proponía el Gobierno central para Catalunya es que se llevase a cabo un ajuste del gasto público que fuera el doble del que pretende la Generalitat, hasta el 20%. Pero eso es algo que el conjunto de fuerzas políticas y sociales catalanas considera inasumible. Catalunya, que es la comunidad que mayor aportación fiscal realiza al conjunto del Estado, no tiene porque ser la que mayores sacrificios realice. El fondo de competitividad tiene por objetivo, precisamente, que la financiación per cápita sea igual en todas las comunidades autónomas.

La posición del Gobierno es especialmente injusta con Catalunya, ya que es prácticamente la única autonomía que ha planteado un plan de ajuste riguroso y creíble, después de haber aflorado tras las elecciones el déficit real que ocultaron las cuentas dejadas por el tripartito y que fueron aprobadas por el Ministerio de Economía y Hacienda. El Gobierno, como dice el conseller Mas-Collell, es corresponsable de la situación en que se hallan actualmente las finanzas públicas catalanas y, por tanto, debe contribuir a su saneamiento.

Comose evidenció nuevamente ayer, el conflicto institucional abierto entre la Generalitat y el Gobierno central tiene difícil solución. El PSC ha propuesto al president Mas que presente un recurso contencioso administrativo, pero esa es una alternativa que comporta demasiado tiempo. La Generalitat debe presentar los presupuestos de este año antes de junio y necesita ya los 1.450 millones de euros que le debe la Administración central. Por eso, desde CiU, se busca una solución política, un frente común de todos los partidos catalanes, incluido el PSC, para hacer mayor presión frente a Madrid, por la vía de reforzar la estrategia que se ha materializado ya en el Senado. Es evidente que este conflicto institucional, en bien de todos, no debería prolongarse por más tiempo, aunque parece improbable que se pueda resolver antes de las elecciones autonómicas y locales del próximo 22 de mayo.

LA VANGUARDIA
. Editorial
Llegit a La Vanguardia (28/04/2011)

19/1/2011 - 08:51h - laMalla.cat

Fòbia antiautonomista amb l'excusa de la crisi

Cabeza de turco con pinganillo

En el interior del bucle antiautonómico está pasando lo siguiente: el núcleo rocoso de sigue en Covadonga - no se ha movido de ahí desde la dimisión de Adolfo Suárez en 1981- y el PSOE se repliega a toda prisa, alimentando con su viraje la espiral fóbica que designa a las autonomías - Catalunya al frente-como chivo expiatorio de la crisis. ¡Autonomías, culpables!

De entre todos los factores que han propiciado el bucle, dos merecen ser especialmente reseñados.

Primer factor: las pensiones. Por imperativo del Directorio Europeo y especialmente de la Cancillería de Berlín, España debe recortar las pensiones y alargar la edad de jubilación. El Gobierno no puede eludir esa medida - lo intentó y los alemanes volvieron a ponerse serios-y la oposición esta vez no puede decir que no. Para llegar a la Moncloa, Mariano Rajoy también debe obedecer al Directorio. Es una medida dolorosa, antipática y difícil de explicar, que en circunstancias normales ningún país aprobaría en vísperas de unas elecciones regionales y locales. Los sindicatos también obedecerán porque no pueden organizar una nueva huelga general. Es una medida muy impopular que certifica ante toda la población la gravedad del momento. España se halla en estado de excepción y sus actores principales - PSOE, PP y sindicatos, en primer término-comparten la necesidad de que la ira de la gente se proyecte en otra pantalla. (Observe el lector que UGT y CC. OO. no dicen ni mu en defensa de unas administraciones regionales en las que, por lo general, han influido.) ¡Autonomías, culpables!

Segundo factor: la biografía de José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente del Gobierno corre el riesgo de salir mal del palacio de la Moncloa. Repudiado por los adversarios y aborrecido por los suyos, que asisten al desmoronamiento de un ciclo vencedor al que asignaban unos doce años de duración, como mínimo. El presidente se enfrenta al riesgo de una suerte de muerte civil en su previsible retiro en León. Tiene 50 años. Aún es joven. Zapatero quiere un futuro civil y está intentando escribir el siguiente epílogo: "Se equivocó al minusvalorar la crisis, pero después actuó con coraje. Recortó las pensiones, aceptó la energía nuclear, puso las autonomías bajo control y paró los pies a los catalanes". Y lo está escribiendo - he ahí un dato significativo-con la ayuda del diario El Mundo,vocero de la recentralización de España.

En tan especiales circunstancias ayer se estrenó el uso del catalán en el Senado (medida acordada antes de la formación del bucle), y mucha gente en España creyó, al oír las radios matinales, que se estaba cometiendo un crimen. La civilidad es hoy sospechosa en España.

Eso es lo que está pasando.

ENRIC JULIANA
Llegit a La Vanguardia (19/01/2011)

14/1/2011 - 09:38h - laMalla.cat

Editorials sobre les primàries Hereu-Tura

Primàries per explicar projectes
La reunió prevista per avui entre el primer secretari del PSC, José Montilla, i l'alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, no podrà servir per res més que per ratificar la celebració d'eleccions primàries per designar el candidat del PSC a l'alcaldia de Barcelona a les municipals del 22 de maig. Si la direcció del PSC tenia unes altres intencions, Hereu les va desbaratar ahir anunciant, davant la postulació de Montserrat Tura, que ell també concorreria a les primàries.

En contra del que diuen alguns partits de l'oposició municipal, les primàries no són un «espectacle», sinó una demostració de transparència i de democràcia interna en els partits polítics. El vot de militants i simpatitzants és el mètode més democràtic que existeix, encara que és veritat que alguns partits que preveuen les primàries als seus estatuts a vegades fan tot el possible per no celebrar-les. Però, igual que va passar en l'elecció del candidat del PSOE per a la Comunitat de Madrid, hi haurà primàries a Barcelona i és molt difícil no estar d'acord amb aquesta solució.

Tant Hereu com Tura es van esforçar ahir per presentar-se com a candidats no oficials, és a dir, que no representen l'aparell del partit. És evident, no obstant, que Hereu té el suport de la federació socialista de Barcelona, com ahir va reafirmar el seu màxim dirigent, i que la candidatura de Montserrat Tura explica a posteriori els silencis de Montilla quan se li preguntava reiteradament sobre si l'alcalde repetiria o no com a candidat. Això no converteix Tura en la candidata del carrer Nicaragua (seu central del PSC), però sí en alternativa als dubtes que suscitava la figura d'Hereu i a les males expectatives que pronostiquen les enquestes. En aquest sentit, és reprotxable que la indecisió de la direcció del PSC hagi endarrerit tant el procés.

Sigui com sigui, una vegada oberta la carrera electoral interna, s'ha de reclamar a la direcció socialista una estricta neutralitat que faciliti la igualtat d'oportunitats als dos candidats. I a aquests, demanar-los que aprofitin la confrontació per presentar als votants del PSC i a la resta dels ciutadans els seus projectes per a una ciutat que té alcalde socialista des del 1979.

EL PERIÓDICO. Editorial
Llegit a El Periódico de Catalunya (14/01/2011)
__________________________

Primarias socialistas en Barcelona

Barcelona es un municipio gobernado por los socialistas del PSC desde que, en abril de 1979, la candidatura de Narcís Serra ganó las primeras elecciones municipales democráticas tras la muerte de Franco. Han pasado casi 32 años, en los que el alcalde barcelonés ha sido, invariablemente, un socialista. A Serra, que dejó el cargo en 1982, le sucedió Pasqual Maragall, piloto de la transformación ciudadana ante los Juegos Olímpicos de 1992. A Maragall le relevó Joan Clos (alcalde entre 1997 y el 2006). Y a Clos, Jordi Hereu. El próximo 22 de mayo, los barceloneses volverán a las urnas para elegir Consistorio, en unos comicios complicados para el PSC y que, según encuestas de este partido, pueden dar la victoria a CiU. El candidato convergente, Xavier Trias, concurre a esta contienda por tercera vez, tras haberlo hecho sin éxito en las convocatorias del 2003 y el 2007, y bregarse ocho años en la oposición.

El pronóstico adverso para Hereu ha suscitado tensiones en el PSC, que no querría sumar a anteriores tropezones una debacle en Barcelona, el más preciado bastión de su poder municipal. Acaso por ello, la cúpula del PSC se ha mostrado tibia ante la candidatura de Hereu, e incluso remisa a apoyarla. Por el contrario, la federación de los socialistas barceloneses arropa a Hereu. Y, a su vez, el propio alcalde ha proclamado su resolución de ser candidato, pese a toda dificultad. En esta circunstancia, Montserrat Tura, ex alcaldesa de Mollet del Vallès (ciudad donde reside e, inexplicablemente, dice que seguirá residiendo), así como ex consellera en los Governs de Maragall y Montilla, hizo público ayer su deseo de concurrir a unas elecciones primarias para disputarle a Hereu la candidatura socialista a la alcaldía de Barcelona. Su objetivo, según comentó, es frenar “las decisiones que distancian al PSC de la ciudadanía” y recuperar el “perdido entusiasmo”; es decir, dotar de un patrón de conducta distinto al PSC, progresivamente encastillado en su aparato político y, en consecuencia, cada día más desconectado de los votantes. Al decir de Tura, en suma, el PSC podría hacer las cosas mejor en Barcelona de lo que las hace Hereu.

Las elecciones primarias son un mecanismo democrático siempre bienvenido, por más que aquí no se aplique regularmente y aflore sobre todo en circunstancias de improvisación y desconcierto. Por ejemplo, las que atraviesan los socialistas, todavía muy tocados por la derrota del 28-N, cuando perdieron la Generalitat, y ahora temerosos de cosechar malos resultados municipales. En tal coyuntura, las primarias pueden ser interpretadas como un signo de división en el PSC. Mucho tendrán que aplicarse sus candidatos para disolver esa impresión y contagiar entusiasmo.

Los logros de los socialistas en Barcelona son notorios. La baza olímpica fue inteligentemente jugada y la ciudad dio un decisivo paso adelante, que la transformóen meca turística, un perfil que ahora intenta mejorar con operaciones como la del distrito 22@ o con sus avances en el escalafón de capitales de la investigación. Sobre estos progresos cabe poca discusión. Pero también cabe poca discusión, al menos en términos teóricos, sobre que tras tan larga hegemonía, y por razones de mera higiene democrática, el ejercicio de la alternancia no sería impertinente. En todo caso, corresponderá a los barceloneses elegir, una vez más, a sus ediles. Quienes aspiren a serlo, tienen cuatro meses largos por delante para convencerlos de su idoneidad.

LA VANGUARDIA. Editorial
Llegit a La Vanguardia (14/01/2011)

27/12/2010 - 06:05h - laMalla.cat

L'alcalde Hereu i el president Mas

Mi president

Acabamos de vivir unas  elecciones autonómicas que han supuesto un cambio en el escenario político catalán. Los ciudadanos y ciudadanas tenían que escoger a quien ha de gobernar Catalunya, y han elegido con claridad.

Ahora que Catalunya abre una nueva etapa, sepan los nuevos gobernantes que encontrarán en la ciudad y en el gobierno de la capital del país la máxima colaboración y la máxima lealtad para salir adelante. Siempre desde el mutuo respeto institucional, y siempre desde la exigencia.

Que nadie lo dude: dados los retos que el conjunto del país ha de afrontar y muy especialmente la crisis económica que hemos de saber superar, estaré al lado del nuevo presidente de la Generalitat. Para sumar, para debatir y articular propuestas y soluciones conjuntas. Y también, que quede muy claro, para defender los intereses y las aspiraciones de Barcelona y su gente.

Artur Mas es el president de Catalunya, es ya mi president, y por eso le pido que apoye a Barcelona.

Y lo hago desde el convencimiento de que el proyecto que Barcelona está sacando adelante, y con el que queremos encarar los próximos diez años, es la mejor aportación posible al futuro de la ciudad y al futuro del país.

Somos una ciudad que sabe que entre sus primeras responsabilidades está la de fortalecer Catalunya. De la misma manera que no queremos, no nos interesa ni admitiríamos una Catalunya que de la espalda a Barcelona, o la menosprecie, o no le de el apoyo y la importancia adecuadas.

Que todos lo tengan claro: el valor seguro es Barcelona. Por tanto, conviene cuidarla y confiar en ella; tanto como Barcelona ha de ocuparse de Catalunya y mostrarle su confianza. Estaré al lado del presidente de la Generalitat siempre que apueste claramente por Barcelona. Pero me tendrá siempre enfrente para defender los intereses de los barceloneses y barcelonesas.

Durante siete años, Barcelona ha vivido un giro evidente, altamente positivo, en las relaciones con el Govern de Catalunya, con resultados indiscutibles. Barcelona no se conformará con dar pasos atrás. Porque Barcelona cumple, y quiere que se cumpla con ella.

Desde la lealtad, desde el respeto a la institución que la gobierna, trabajaré para que Barcelona contribuya más que nunca al bienestar y progreso del país a partir de un modelo propio. De una personalidad inconfundible, que tiene como banderas la libertad y la creatividad, que es referente en Europa. Barcelona será más útil al país siendo fíel a su propia personalidad.

El éxito de Barcelona es el éxito de Catalunya, y también el éxito de España.

JORDI HEREU, alcalde de Barcelona
Llegit a La Vanguardia (25/12/2010)

5/12/2010 - 08:04h - laMalla.cat

Crisi dels controladors: editorials de premsa

Que els culpables paguin

Pels centenars de milers de persones que van quedar atrapades, pel sector aeri o turístic i per la imatge exterior d¿Espanya el perjudici causat per la salvatge protesta dels controladors d¿AENA no té perdó. Posar el nom de vaga al que va fer divendres al vespre aquest col·lectiu de privilegiats és un insult a més de 150 anys de lluites obreres i a la dignitat de la resta de treballadors i dels sindicats de classe.

La realitat és que el que hem viscut en aquest negre cap de setmana no ha estat una vaga a la manera habitual, sinó una cosa molt diferent; un motí del qual molts ciutadans de bé han sortit perjudicats. I és a partir de reconèixer aquest fet que s'han d'analitzar els comportaments polítics, les conseqüències econòmiques i les actuacions judicials derivades d'una protesta salvatge que no té una reivindicació laboral que la justifiqui i encara menys per part d'un col·lectiu que compta amb uns privilegis totalment injustificats i que ha aconseguit a base de fer xantatge a l'empresa i al ministeri corresponent utilitzant els ciutadans com a ostatges i la importància del sector turístic com a coartada.

El Govern de Zapatero i el ministre Blanco només són responsables d'haver plantat cara a un sector professional incapaç de racionalitzar les seves demandes i les seves condicions laborals per adaptar-les a la crisi econòmica actual i a la necessitat de millorar la competitivitat dels aeroports espanyols en un mercat turístic obert i global.

Coartada política
Després de l'acord de l'agost passat, ningú amb dos dits de front pot acusar l'Executiu de falta de capacitat negociadora. I els que l'han volgut criticar per haver aprovat divendres passat els decrets sobre el còmput anual de les hores laborals dels controladors i sobre les condicions de la seva militarització són els que simplement busquen una coartada política per donar suport a uns privilegiats.

Públicament, el PP -de la mà del seu portaveu Esteban González Pons- va tornar a demostrar ahir la seva barroeria posant primer els interessos de partit abans que la defensa de l'interès general del país. Però si es demostren les greus acusacions que va llançar el ministre Blanco, sobre una hipotètica connivència del PP i els controladors en l'organització d'aquesta protesta, llavors haurem passat directament a la deslleialtat institucional moguda per l'egoisme de voler recuperar el poder a base d'empitjorar les conseqüències d'una crisi econòmica global. Aquest pas del Rubicó no hauria de quedar impune si s'arriba a demostrar el que Blanco va insinuar ahir. En algun moment els populars hauran de recordar que un dia o altre ells tornaran a ser al govern i que pagaran les conseqüències d'haver ajudat a encarir el deute espanyol i d'haver col·laborat amb els controladors en el seu enfrontament per aconseguir unes reivindicacions extravagants.

Pols inacceptable
La gravetat del pols plantejat divendres pels controladors al Govern explica l'excepcionalitat de les mesures adoptades: la militarització del servei, primer, i la declaració de l'estat d'alarma previst per la Constitució en un Consell de Ministres extraordinari celebrat ahir. Un contundent paquet de mesures que finalment va obligar els controladors a tornar als seus llocs de treball amenaçats per l'acusació de sedició i desacatament a l'autoritat. Això va permetre començar ahir a recuperar una normalitat que trigarà dies a aconseguir-se.

Però l'efecte immediat de la mesura no hauria d'aturar l'actuació que va iniciar el mateix divendres la fiscalia contra els autors d'un delicte contra el trànsit aeri. La judicatura hi tindrà l'última paraula, però el ministeri públic i l'advocacia de l'Estat no haurien de desistir en aquest camí malgrat la remissió de la protesta. S'ha d'anar fins al final i trobar també la manera de compensar econòmicament els sectors directament afectats, especialment les companyies aèries i l'hostaleria. La salvatjada de divendres tindrà un impacte en un cap de setmana que mou algunes dècimes del PIB anual en uns àmbits que estan patint la crisi intensament i que estan entre els cridats a tirar endavant el país per superar la crisi.

EL PERIÓDICO. Editorial
Llegit a El Periódico de Catalunya (05/12/2010)

_________________________________

Control aéreo bajo mando militar

Los controladores aéreos españoles han llevado su motín salvaje hasta las últimas consecuencias. El Gobierno se ha visto obligado a decretar el estado de alarma, una medida excepcional nunca adoptada en la España  democrática, para poder ordenar la militarización de los controladores y empezar a restablecer el tráfico aéreo sobre el territorio español. Esta fue la decisión que el Consejo de Ministros adoptó en la mañana de ayer, reunido en sesión de urgencia, y a media tarde los primeros aviones empezaron a operar en los aeropuertos españoles.

Sometidos a la disciplina militar, bajo el riesgo de severas penas de prisión en caso de desobediencia, la práctica mayoría de los controladores españoles volvieron ayer pasado el mediodía a sus puestos de trabajo y empezaron a desempeñar su labor a las órdenes de mandos militares. La orden del Gobierno prevé que la militarización de los controladores puede mantenerse, de acuerdo con la ley, durante quince días, en la confianza de que en este plazo de tiempo se reconduzca la actitud desafiante que han protagonizado con una huelga tan salvaje como ilegal. La prioridad, en cualquier caso, es que el control aéreo español se establezca plenamente y pueda ejercerse en todo momento con las máximas condiciones de seguridad.

La normalización de los vuelos, pese a la medida de emergencia que se ha adoptado, no será inmediata. Hasta dentro de 48 horas, como mínimo, no podrá restablecerse la totalidad de los vuelos. Pero, aunque ello se consiga, el daño ya está hecho. La acción de los controladores ha dejado en tierra, en este puente de la Constitución, a unas 600.000 personas, casi el triple de lo que se había estimado inicialmente, y ha ocasionado pérdidas enormes a las compañías aéreas y al sector del turismo. La imagen de España, asimismo, ha quedado seriamente deteriorada ante la opinión internacional, con las consecuencias de toda índole que ello puede tener. Y este enorme perjuicio para el conjunto del país ha sido provocado únicamente por la actuación irresponsable, intolerable y egoísta de un colectivo  de poco más de 2.400 personas que, paradójicamente, se encuentran entre los trabajadores mejor pagados aquí y en el resto de Europa. Realmente cuesta entender cómo esto ha llegado a ser posible y, sobre todo, cómo ha podido permitirse.

Históricamente, hasta la llegada de José Blanco al Ministerio de Fomento, todos los gobiernos, fueran del color de fueran, habían transigido con el chantaje constante del colectivo de controladores aéreos. La verdad es que habían acumulado un poder enorme, comohan demostrado estos días al paralizar por completo en pocas horas el tráfico aéreo español. Pero hasta aquí han llegado. El Gobierno de Zapatero, con la decisión excepcional de declarar el estado de alarma en el país, ha hecho valer el poder del Estado frente al chantaje que ese grupo de ciudadanos había planteado a la sociedad española. Habrá que exigirles, además, las responsabilidades económicas y penales correspondientes. Ahora, sin embargo, el reto es ver cómo se supera la actual situación de emergencia, ya que no parece sostenible mantener indefinidamente la militarización del control aéreo.

El ministro de Fomento, como máximo responsable del tráfico aéreo español, así como los gestores de la empresa pública Aena, responsables del servicio, tiene la obligación de estudiar y arbitrar con urgencia una solución al problema. El presidente de la compañía aérea Ryanair ha propuesto sustituir por nuevos profesionales a los controladores que no quieren trabajar o que plantean reivindicaciones económicamente insostenibles. ¿Por qué no se ha hecho cuando parece que es la mejor alternativa? Esta era, en cierta medida, la idea del ministro Blanco cuando anunció la privatización de las torres de control de los aeropuertos españoles y la puesta en marcha de planes de formación de nuevos equipos. Pero el problema nos ha estallado a todos en las manos antes de haberse encontrado una solución.

LA VANGUARDIA. Editorial
Llegit a La Vanguardia (05/12/2010)

__________________________________

Atemptat contra l'estat de dret

L'actitud intransigent del col·lectiu de controladors aeris va superar ahir el llindar de tota lògica i legalitat i va convertir en ostatges desenes de milers de ciutadans que pretenien volar aprofitant el llarg pont de la Puríssima. És inadmissible que les reclamacions laborals d'un col·lectiu minoritari acabin generant una crisi d'aquesta magnitud, per molt lícites que puguin ser. Amb aquesta manca total de responsabilitat i respecte cap als ciutadans, els controladors aeris ahir van atemptar contra l'estat de dret i van perdre tota raó.

En cap cas l'estira-i-arronsa entre treballadors de les torres de control i l'Estat podia acabar amb aquesta vaga salvatge d'incidència inabastable. La cara de milers i milers de persones fent cua als vestíbuls dels principals aeroports sense saber si podrien volar és la imatge de la impotència. És incalculable el perjudici econòmic que va generar ahir el caos, i avui ja ens hem de preguntar qui l'assumirà i com. El col·lectiu de controladors gaudeix d'unes condicions laborals extraordinàries que encara justifiquen menys la seva actitud, sobretot en una situació de crisi com l'actual.

El govern espanyol va constituir ahir un gabinet de crisi per afrontar la situació sense cedir ni un mil·límetre al xantatge dels controladors. El govern es va veure obligat a tancar l'espai aeri, i finalment el president Rodríguez Zapatero va autoritzar l'exèrcit a ocupar les torres de control dels principals aeroports per obligar els vaguistes a deposar la seva actitud o directament fer-se càrrec del control aeri. Una mesura de força contra una altra mesura de força més pròpia d'un país tercermundista. En qualsevol negociació laboral, tibar la corda és una tàctica acceptable sempre que no atempti contra la llibertat individual. Quan aquesta negociació afecta un servei públic com és el transport aeri, hi ha en joc la llibertat col·lectiva, i això és totalment inacceptable en un estat de dret.

AVUI. Editorial
Llegit a Avui (05/12/2010)

__________________________________

El Gobierno se impone

La huelga salvaje de los controladores aéreos durante 24 horas, resuelta con medidas tan urgentes como inéditas (militarización del servicio y estado de alarma), hace inexcusable para el Gobierno reformar un sector crucial para lograr su imprescindible estabilidad a largo plazo. No lo tiene fácil. La actitud irresponsable de los controladores al abandonar masivamente sus puestos de trabajo el primer día del puente más importante del año es una nítida señal de que el Ejecutivo se enfrenta a un colectivo correctamente calificado de insensato por el vicepresidente Rubalcaba, en el que difícilmente se puede seguir confiando para controlar el tráfico aéreo español.

La militarización y la movilización obligatoria ha sido la única medida capaz de torcer el brazo a un grupo endiosado de privilegiados que ha echado un pulso al Estado sobre las espaldas de cientos de miles de ciudadanos indefensos. Y que de paso ha causado un grave perjuicio al sector turístico, uno de los pocos que empezaba a emitir señales positivas en una crisis que mantiene en el paro a más de cuatro millones de personas, así como a la imagen y solvencia de España en el exterior. El incivismo y la inadmisible actitud de los controladores -poco más de 2.000 profesionales a los que sucesivos Gobiernos, empezando por los del PP, han permitido irresponsablemente acaparar más poder de lo saludable en cualquier sociedad desarrollada- cobra mayor gravedad precisamente en este deteriorado contexto económico.

El paulatino regreso a la normalidad iniciado ayer no debiera ser interpretado por los poderes públicos como el punto final de una situación que, pese a su gravedad, las cortas vacaciones del puente de la Constitución pueden hacer olvidar. En su perfil actual, este colectivo no es de fiar, como crudamente ha quedado demostrado. Las sanciones laborales y penales a las que se han expuesto los controladores deben ser aplicadas con rigor. Pero, además, se impone la reforma profunda y urgente de su oficio, ya esbozada en la ley que, en febrero pasado, fijó nuevas condiciones laborales y redujo sus desorbitados salarios.

La reforma de febrero devolvía la organización del trabajo a AENA (los controladores se la habían apropiado con Álvarez Cascos de ministro de Fomento), preveía la concurrencia de empresas privadas para el control aéreo y facilitaba la formación de nuevos controladores -350 con carácter inmediato, dijo entonces el ministro Blanco-. Solo un nuevo y urgente marco laboral será capaz de arrebatar a los 2.300 trabajadores del sector la capacidad de tomar como rehenes a centenares de miles de personas para hacer valer algunas de sus extravagantes reivindicaciones. Una capacidad que presumiblemente recuperarán si el Gobierno no corta por lo sano cuando, en 15 días, el servicio deje de estar militarizado.

Nueve meses después de aquella pregonada reforma poco se ha avanzado. Resulta posible discutir, como hace el PP, si el decreto que cuantificaba las obligaciones horarias de los controladores tenía que aprobarse el mismo día en que se iniciaba el largo y esperado puente de diciembre, o debía haberse hecho antes. Argumentos que en ningún caso justifican la virulencia de su portavoz, González Pons, al arremeter contra el único Gobierno que ha intentado hasta ahora organizar de manera razonable un sector tan crucial y con tal potencial para dañar los intereses colectivos. Una capacidad de intimidación adquirida en parte con la anuencia de Gobiernos del partido del señor Pons que prefirieron mirar hacia otro lado y eludir sus responsabilidades en este ámbito. El PP, una vez más, ha sido incapaz de renunciar a sus bajunas tácticas electoralistas mientras más de medio millón de personas permanecían atrapadas en los aeropuertos españoles.

EL PAÍS
. Editorial
Llegit a El País (05/12/2010)

3/12/2010 - 06:25h - laMalla.cat

Per un pacte català postelectoral

El momento del pacto

Catalunya atraviesa momentos de una gravedad extrema, tanto por la profundidad de la crisis económica como por la debilidad manifiesta de su cohesión nacional y por el enorme desprestigio de su política. La amplitud de la victoria electoral de Artur Mas responde en parte a estas circunstancias y a la voluntad del pueblo catalán de concentrar sus fuerzas en un único líder y en un único proyecto en el que se visualicen claramente las responsabilidades. Hace tiempo que Catalunya viene pidiendo con insistencia la unidad de sus partidos ante los grandes retos del país, pero los partidos se han negado sistemáticamente. Algunos pronosticamos en su día que, si los partidos no se unían, los catalanes forzarían la unidad votando masivamente por uno de ellos. Ahí están los resultados.

Pero no es suficiente. Mas gobernará con comodidad el día a día, pero para las grandes decisiones que el país reclama necesita contar con el apoyo de toda la sociedad y de la mayoría de las fuerzas políticas.

Ahora que parlamentariamente no es imprescindible, es el momento propicio para que desde fuera del Gobierno todos los partidos se sumen con sentido patriótico a un gran pacto de solidaridad y demuestren que Catalunya sabe unirse en defensa de sus intereses y los de sus ciudadanos. El acuerdo, que emitiría un mensaje de ambición a la sociedad catalana y otro de firmeza al conjunto de las fuerzas políticas españolas, debería incluir al menos los grandes retos que Catalunya no puede demorar sin gravísimos riesgos para su futuro.

En primer lugar, un pacto contra la crisis, porque el Govern no puede tomar las medidas drásticas y dolorosas que exige la gravedad de la situación si todos los demás agentes políticos y sociales se sitúan a la contra. En segundo lugar, un pacto por la financiación basado en el concierto económico; o en otras formas de pacto fiscal que no hagan explícita la bilateralidad, en cuyo caso el consenso podría ser total, incluyendo al Partido Popular. También debería buscarse un pacto insobornable, basado en el mínimo común denominador, en la relación Catalunya-España, porque después de la sentencia contra el Estatut la debilidad de los intereses de Catalunya es manifiesta. La actuación conjunta de los diputados de PSC, CiU, ERC e ICV en todos los temas pactados previamente en Catalunya supondría una fuerza imbatible en los pragmáticos pasillos del poder madrileño.

En cuarto lugar, un nuevo pacto por las infraestructuras, porque la falta de recursos obliga a seleccionar las que tienen un impacto mayor en el bienestar de los ciudadanos y las imprescindibles para nuestro sistema productivo y nuestras exportaciones; y no se pueden eternizar por la oposición de algunos intereses particulares.

RAFAEL NADAL
, periodista
Llegit a La Vanguardia (02/12/2010)

28/11/2010 - 09:28h - laMalla.cat

28-N. Editorials de premsa, aquest diumenge

Anar a votar malgrat tot

Més de 5.300.000 catalans estan convocats avui a les urnes per elegir el novè Parlament des de la restauració de l'autonomia el 1980, després d'una legislatura traumàtica marcada per la crisi econòmica i per la sentència del Tribunal Constitucional sobre l'Estatut.

Només calen dues dades per donar una idea de la profunditat de la crisi: fa quatre anys, el producte interior brut (PIB) creixia a Catalunya al 3,6%, mentre que ara, en el tercer trimestre del 2010, amb prou feines ho fa al 0,2%. Aquesta aturada brutal i la recessió que l'ha acompanyat han significat la destrucció de 267.000 llocs de treball nets, amb un augment de l'atur del 5,56% l'octubre del 2006 (229.000 aturats en xifres absolutes) al 17,41% el mes passat (669.400 desocupats).

L'altre esdeveniment, la sentència sobre l'Estatut, ha estat curiosament absent de la campanya electoral, llevat d'algunes referències, més per recordar que s'ha de rescatar el que s'ha perdut, per part dels socialistes, o per incitar a emprendre nous camins, per part de CiU i de les formacions independentistes. Les apel·lacions directes a la independència de Catalunya sí que constitueixen una novetat en aquesta campanya perquè mai fins ara partits com ERC o com les noves formacions de Joan Laporta o Joan Carretero havien advocat clarament per la secessió o havien proposat instruments per exercir-la, com el referèndum.

La campanya, pel que fa a la resta, ha estat anodina, només sacsejada per la declaració del patrimoni dels candidats promoguda per aquest diari arran d'un primer pas fet per Joan Herrera (ICV-EUiA) que després els altres aspirants es van veure obligats a seguir.

Campanya àtona

La possibilitat que la campanya es tanqués amb un inèdit cara a cara entre els dos principals candidats a presidir la Generalitat va resultar finalment frustrada per la improvisació de la proposta i per qüestions de forma que haurien pogut ser obviades.

La raó primordial de l'atonia de la campanya resideix, no obstant, en la impressió generalitzada que tot està decidit ja per endavant. Les enquestes, llevat de la del Centre d'Investigacions Sociològiques (CIS), pronostiquen un triomf de CiU pròxim a la majoria absoluta i un enfonsament del PSC i d'ERC, els dos integrants principals del tripartit. El segon tripartit pot pagar la crisi econòmica, la sentència de l'Estatut i, sobretot, la falta de cohesió interna. Però és cert que les expectatives electorals no estan a l'altura de la gestió realitzada, que José Montilla s'ha encarregat de recordar (dues escoles a la setmana, cinc nous mestres al dia, 15 places de guarderia diàries, el doble de metro que CiU en 23 anys, 1.000 mossos més a l'any, vuit hospitals i 3.000 metges en quatre anys...) com una lletania potser ja infructuosa.

La campanya també ha estat intranscendent perquè els partits no s'han dedicat a explicar les seves verdaderes propostes i no han afrontat els temes conflictius. La principal preocupació d'Artur Mas ha estat no cometre errors i passar inadvertit, sense revelar la seva agenda oculta, mentre que Montilla s'ha concentrat a salvar els mobles sense poder evitar la sensació de derrota.

Desafecció i abstenció
Aquesta dimissió dels partits explica la desafecció ciutadana, una altra de les característiques de la legislatura, i justifica les crítiques a les formacions polítiques. Però, malgrat tot, això no ha d'anul·lar el deure cívic d'anar a les urnes. Per dues raons: perquè una alta abstenció només pot debilitar encara més una democràcia ja imperfecta i perquè la baixa participació afavoreix que penetrin al Parlament formacions poc representatives que desfigurin la voluntat popular i converteixin la Cambra en el que abans se'n deia un Parlament a la italiana.

EL PERIÓDICO. Editorial
Llegit a El Periódico de Catalunya (28/11/2010)

__________________________________


Lo que Catalunya necesita

Hoy se celebran las novenas elecciones al Parlament de Catalunya desde la restauración de la democracia. Son unas elecciones que tienen lugar en un momento especialmente delicado para el país. La crisis no amaina. Las turbulencias financieras siguen cruzando el continente europeo como una borrasca enloquecida. En un corto periodo de seis meses, la Unión Europea ha tenido que acudir en ayuda de dos de sus estados miembros, Grecia e Irlanda, incapaces de soportar la quiebra de sus cuentas públicas. En mayo la tormenta azotó España y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero - por mandato de Bruselas y de las dos principales potencias del mundo, Estados UnidosyChina-tuvo que efectuar una drástica corrección de rumbo. El colapso español, se dijo entonces, podía significar el fin de la moneda única, puesto que España representa más del 11% del PIB europeo. Esos riesgos no han desaparecido. Los catalanes acuden a las urnas en un momento en que España vuelve a estar en el ojo del huracán. Lo que está ocurriendo es muy serio y no hay margen para frivolidades.

Estamos en un momento difícil e incierto. Esta es la coordenada principal. Catalunya no es una ínsula en la que los desarreglos del mundo pasan de largo, para dejar a los ciudadanos catalanes a solas con sus apasionadas discusiones internas. El mundo nos concierne. Europa nos concierne y España nos concierne. La jornada de hoy es tan trascendente como la del 20 de marzo de 1980, fecha de las primeras elecciones en la recuperada autonomía. Como entonces, el futuro no está escrito y todo dependerá de la voluntad de los catalanes y del talento de los dirigentes elegidos.

Catalunya representa el 18,6% del PIB español, el 25% de la producción industrial y más del 25% de las exportaciones. Catalunya sigue siendo la nación hispánica con un mayor tejido industrial y un mayor dinamismo creativo. Amás de seiscientos kilómetros de los despachos ministeriales y de sus redes protectoras, las antenas de la sociedad catalana, sustentadas en muy buena medida en la pequeña y mediana empresa y en el trabajo autónomo, son las primeras en captar las nuevas contradicciones sociales y los nuevos desasosiegos. Catalunya es laboratorio de la complejidad española. El momento es difícil y las elecciones darán la medida de un timbre social, también ante Europa, que estos días ha recibido un exceso de imágenes caricaturescas de Catalunya. De la existencia de una mayoría sólida, estable y coherente durante los próximos cuatro años en el Parlament dependerán asuntos verdaderamente trascendentales para todos, en un momento histórico en el que España entera se halla abocada a revisar todas sus estructuras y modos de funcionamiento. Dicho en pocas palabras, hace falta una Catalunya políticamente fuerte para que los cambios que se avecinan no se realicen, una vez más, en contra de los intereses de una sociedad que contribuye con su esfuerzo al bien común español y que, a cambio, ha recibido demasiadas veces arbitrarios reproches e injustos regateos.

Hace falta una Catalunya políticamente fuerte y coherente para afrontar seriamente los graves retos a los que nos enfrentamos. Fortaleza y coherencia para enderezar la economía, para velar por la cohesión social, para garantizar la protección de los más débiles y para reforzar el orgullo cívico de los catalanes. No hay margen para la desesperanza, para la abstención, y, muchos menos, para la frivolidad.

LA VANGUARDIA
. Editorial
Llegit a La Vanguardia (28/11/2010)

_________________________________


28-N: la jornada que marcarà un canvi d'etapa

Catalunya té avui una crida a les urnes, com cada quatre anys, però aquesta és una de les cites que, per la seva significació, només passen de tant en tant en la història d'una col·lectivitat democràtica. La convocatòria electoral d'avui segur que obrirà una nova etapa al país. Nova i decisiva. Després d'un any de turbulències polítiques i econòmiques gravíssimes, el govern que surti d'aquestes urnes haurà d'afrontar de manera resolutiva els dos reptes que té el poble català en aquests moments, tots dos igualment importants. Tots dos interrelacionats. El primer és la profunda crisi econòmica que hi ha. General i particular: als efectes perniciosos de la conjuntura internacional, cal afegir-hi no només els estructurals de la mateixa economia, sinó també la sagnia fiscal que ja fa temps que ha quedat demostrat que representa formar part de l'Estat espanyol, almenys de l'Estat espanyol tal com s'entén actualment. Aquesta particularitat és la que connecta la crisi econòmica amb la terrible depressió política i institucional que viu Catalunya arran de l'expulsió de la voluntat popular dels catalans del marc constitucional espanyol, dictaminada pel Tribunal Constitucional. Aquesta és la situació que emmarca la convocatòria d'avui. De les urnes, en sortirà el govern que ha d'afrontar-la. Un govern que la demoscòpia indica que serà liderat per Artur Mas i el seu partit, Convergència i Unió, per bé que aquesta tendència només serà un fet si és revalidada pels sufragis dels electors que avui acudeixin als col·legis electorals per exercir el seu dret a vot. No n'hi ha prou, però, de saber qui guanyarà, ni si ho farà amb prou marge per governar en solitari. Avui caldrà resoldre algunes altres incògnites que no són menors, ni tan sols secundàries. S'ha de veure si l'onada independentista que va arrencar amb força ara fa uns anys es consolida en les diverses opcions que la representen, o, simplement, si l'onada acabarà batent contra les roques de la dispersió i deixarà només un rastre d'escuma políticament innòcua. A l'altra banda de l'espectre polític, avui es comprovarà si l'espanyolisme aconsegueix encastellar-se a Catalunya amb una bona suma de diputats entre les dues formacions que actualment el representen al Parlament. Són efectes col·laterals que caldrà valorar a l'hora d'afrontar el futur a mitjà termini i les relacions amb un Estat que a hores d'ara només tolera encarrilar Catalunya per la via de la uniformitat nacional espanyola. No només de qui guanyi, sinó també de com estiguin repartides les forces al Parlament, dependrà que el futur de Catalunya estigui més o menys enfocat cap al sobiranisme o definitivament ancorat en un autonomisme terminal.

AVUI. Editorial
Llegit a Avui (28/11/2010)

27/10/2010 - 07:30h - laMalla.cat

Cap a on va l'Europa de les llibertats?

El nuevo enemigo europeo

Los atentados del 11 de septiembre del 2001 en EE. UU. y los que posteriormente se perpetraron en Madrid y en Londres suscitaron un temor justificado al terrorismo de procedencia islámica. Aquellos miedos se tradujeron en dos guerras lanzadas contra Afganistán e Iraq cuyo desenlace está siendo un fracaso militar y político.

La crisis económica mundial que estalló en el otoño del 2008 sigue su curso castigando a los más desfavorecidos en los países occidentales sin que se vea en el horizonte una pronta recuperación.

Estos dos hechos han marcado política y socialmente el comienzo del siglo XXI. En Europa ha coincidido con la victoria de los partidos conservadores en prácticamente toda la Unión y en Estados Unidos el triunfo de Obama puede verse desvirtuado por la presumible recuperación republicana de una o de las dos cámaras del Congreso. El miedo encuentra un refugio más seguro en los discursos conservadores.

Este temor ha hecho saltar por los aires los dos modelos que se estaban ejecutando en Europa sobre el fenómeno de la inmigración. El presidente Sarkozy ha sustituido su discurso integrador que expuso en los tiempos en que era ministro del Interior y que rompió cuando decidió expulsar a gitanos de procedencia rumana de territorio francés. No ha derogado el modelo de integración, pero la política de Sarkozy sobre la inmigración ha cambiado. Lo mismo ha ocurrido en Italia.

El multiculturalismo que se ha practicado en Holanda, Gran Bretaña, Alemania y Suecia está de retirada. La derecha extrema está en el Parlamento de Estocolmo, es el puntal del nuevo Gobierno holandés y en Alemania la canciller, Angela Merkel, acaba de anunciar que el multiculturalismo ha muerto. Si, por lo tanto, los dos modelos son inviables, se abre la vía de la culpabilización de quienes provocan el nuevo discurso político extremo.

Se señala como principales culpables a los musulmanes que suman más de cinco millones en Francia y cuatro millones en Alemania. El islam pertenece a Alemania, dijo el presidente federal en octubre. El multiculturalismo es inviable, dice ahora Angela Merkel.

En tiempos críticos se buscan culpables. En los dos siglos pasados fueron los judíos los que estaban en el punto de mira, hasta llevarlos a los campos de exterminio. Ahora son los musulmanes. No reconozco esta Europa de las libertades.

LLUÍS FOIX. Periodista
Llegit a La Vanguardia (19/10/2010)

15/9/2010 - 08:00h - laMalla.cat

Les diferents opcions del 28-N

Tres opciones

Las elecciones anunciadas para el 28 de noviembre en Catalunya se perfilan sobre tres opciones irrealizables en la próxima legislatura. Los partidos independentistas proponen sin complejos la independencia con variaciones en las formas pero claramente dirigidas a tener un Estado propio en un futuro más o menos inmediato. Estas fórmulas rupturistas chocan con la Constitución y, además, estarán supeditadas a la representación parlamentaria independentista que salga de las urnas. Hay claridad en el planteamiento pero incertidumbre en el resultado.

La propuesta de Artur Mas se centra en la consecución de un régimen de concierto parecido al que disfrutan en el País Vasco y en Navarra. Es una fórmula resultadista que resolvería de una vez por todas los desequilibrios territoriales en materia de financiación y sería un paso hacia delante para cambiar sustancialmente las relaciones entre Catalunya y España. Esta propuesta choca también con los mismos impedimentos.

El recuerdo del plan Ibarretxe, liquidado en un solo día en el Congreso, no augura un final feliz para esta propuesta central de CiU que de buen seguro sería combatida por socialistas y populares.

A falta de conocer el programa de los socialistas catalanes, José Montilla va a insistir en salvar los muebles del Estatut amputado por el Constitucional y convencer a España de que pase de ser un sistema autonómico para convertirse en un régimen federal. El problema, no menor, es que para una España federal hacen falta federalistas. En Catalunya hay los que hay, pero en España hay que ir buscarlos bajo las piedras. La propuesta de Montilla, por tanto, tropezaría con los mismos obstáculos que las dos opciones anteriores.

Quedan más de dos meses de campaña y se va a debatir desmesuradamente sobre estas tres posibilidades de futuro por encima de cuestiones más perentorias como la calidad de la educación, las bolsas de parados con poca esperanza de encontrar trabajo, los ayuntamientos endeudados para siempre y el Estado social de bienestar maltrecho por la crisis y por el envejecimiento gradual de la población dependiente de los subsidios públicos.

No se alcanzarán estas metas de futuro si el país no se centra primero en la calidad política y humana de todos, de políticos y de ciudadanos. Hay que huir de entusiasmos si conducen a la frustración.

LLUÍS FOIX

Llegit a La Vanguardia (14/09/2010)