8/2/2011 - 08:13h - laMalla.cat

L'acord sobre les pensions i els sindicats

L'esforç del sindicalisme de classe

Rebo una carta de la Montse Ros, secretària general de la Federació d’Ensenyament de CCOO, adreçada als treballadors que vam fer vaga el 29-S, en què ens agraeix el nostre esforç digne i, a més, afirma que no va ser en va. La dirigent sindical es congratula de l’acord sobre la reforma de les pensions assolit entre el Govern de l’Estat, les centrals sindicals majoritàries i la patronal. Un acord a la baixa, per descomptat, però que barra el pas, de moment, als voltors dels fons de pensions privats que volien clavar queixalada a un sistema públic posat sota sospita pels mercats.

A la carta hi ha un paràgraf alliçonador: “Hi ha gent que no en va fer, de força. No van participar en la vaga, o no la van promoure, ni s’ha vist la seva proposta de negociació. Hi ha gent, potser la mateixa, que ara trobaran que aquest preacord és poc, o no és res”. Seria injust retreure la manca de participació als treballadors i les treballadores en precari i sotmesos a la pressió del cap de recursos humans quan et pregunta fitant als ulls si penses fer vaga.

Per això molts vam fer vaga, també per aquells que no en podien fer. Fer vaga no vol dir simplement no treballar sinó deixar d’ingressar la part del sou corresponent. En aquest sentit, els professors d’universitat que no fitxem ho hem de comunicar al servei de personal acadèmic. He penjat al meu despatx la comunicació dels descomptes corresponents i he pres la sàvia decisió, per a la meva salut física i mental, de no parlar amb els col·legues –que, muts i a la gàbia, van decidir estalviar-se els cent euros i escaig– de la suposada traïció dels sindicats i dels seus dirigents culs d’olla.


ANDREU MAYAYO, Catedràtic d'Història Contemporània
Llegit a Público (04/02/2011)

25/1/2011 - 06:00h - laMalla.cat

El furor genital de Berlusconi

El honor de ser recordado por sus orgías

En su decadencia política, cuando parece próximo su fin político, Berlusconi tiene al menos un consuelo: la posibilidad de que sea recordado para la posteridad por sus escándalos sexuales; pasar a la historia como putero aficionado a las orgías y a las menores. Vaya consuelo, dirán algunos. Pero seguro que el primer ministro italiano está encantado con esa posibilidad. No sólo porque parezca orgulloso de sus aventuras, sino porque siempre será mejor que te recuerden como un playboy que como un corrupto.

De hecho, yo diría que esa posteridad está garantizada, puesto que ya en el presente ha logrado que su costumbre de meter mano a las velinas eclipse su pasión por meter mano también a la democracia, a la justicia o a los medios de comunicación. Hagan la prueba, pregunten en su entorno y verán como la mayoría relaciona a Berlusconi con asuntos genitales antes que con corrupción, sobornos, populismo, monopolio televisivo o impunidad mediante leyes a medida.

Y me imagino que en Italia pasará algo similar, favorecido por su control de los medios de comunicación públicos y privados, que con alegría airean sus líos de faldas. No parece descabellado pensar en una estrategia intencionada para reforzar esa imagen de picha loca, que probablemente despierta simpatía en parte de la población masculina (¡Qué machote! ¡Qué tío!), pero sobre todo deja en segundo plano sus chanchullos políticos, económicos y legales.

Lo irónico es que al final, después de escapar mediante tretas y leyes ‘ad hoc’ de tantos procesos judiciales, pueda acabar cayendo por una noche loca, por haber pagado para tener sexo con menores y por abuso de poder para ocultarlo. Más o menos como le pasó a Capone, que tras años de dirigir el crimen organizado en Chicago terminó en la cárcel no por mafioso ni por ordenar asesinatos, sino por evasión de impuestos. Pues lo mismo Berlusconi: que alguien que ha pagado a un abogado para que mienta en juicio, que ha retorcido leyes para blindarse, que ha mezclado sus negocios con su actividad política, acabe tumbado por su furor genital, tiene guasa.

ISAAC ROSA
Llegit a Público (23/01/2011)

1/12/2010 - 07:56h - laMalla.cat

L'esquerra i la mobilització electoral

Mobilització desigual

Tot i les previsions, el nivell de participació ha assolit un nivell que podríem considerar normal en unes eleccions autonòmiques. Es parlava de més d’un 50% d’abstenció i d’un important nombre de vots en blanc. Al final, 6 de cada 4 catalans amb dret de vot han anat a votar, i entre aquests, un 3% ho ha fet votant en blanc.

Cal pensar, doncs, que malgrat l’evident malestar que es trasllueix en les enquestes en relació amb la forma de funcionar de la nostra democràcia i del paper dels polítics, la capacitat de seguir mobilitzant els electors ha sigut significativa en aquests comicis autonòmics.

Tota expectativa de canvi, es diu, genera un efecte mobilitzador, i Convergència i Unió i el Partit Popular han treballat bé aquesta expectativa, mobilitzant notablement el seu electorat. Només cal mirar els resultats de participació en llocs com ara els districtes de Sarrià-Sant Gervasi i les Corts a Barcelona, o en ciutats d’alt nivell de renda com són Matadapera i Sant Cugat. En tots aquests llocs la participació ha estat superior al 70%.

En canvi, als llocs on la situació econòmica, el nivell d’estudis i les condicions dels habitatges i del barri són pitjors, i on podria esperar-se una més gran mobilització envers els partits més preocupats pels temes d’igualtat i de benestar bàsic dels ciutadans, els nivells d’abstenció a les eleccions catalanes han estat altíssims.

Així, al districte de Ciutat Vella de Barcelona l’abstenció ha assolit un 52%, a Badia del Vallès ha arribat fins al 54%, a Sant Adrià de Besòs s’ha quedat en un 53%. En el cas de Badalona, per exemple, mentre que al centre de la ciutat votava més d’un 70%, als barris com ara Pomar i Sant Roc l’abstenció assolia el 60%.

Els partits d’esquerra haurien de fer-s’ho mirar. Si no ho fan ells, ho faran uns altres, i segurament amb unes intencionalitats diferents.

JOAN SUBIRATS. Catedràtic de Ciència Política (UAB)
Llegit a Públic (30/11/2011)

2/11/2010 - 07:00h - laMalla.cat

Un 'Tea Party' aquí?

El nostre partit del te

La veritat: no crec que triguem massa. Un dia ens escandalitzarà una cosa, l’endemà ens escandalitzarà una mica menys una altra i així ens aniran minvant fins que, de cop i volta, trobarem a casa nostra un partit que equivaldrà a la colla de fanàtics del Tea Party dels Estats Units. Un grapat d’ignorants, sociòpates i racistes ciutadans que han decidit que el país és seu i que ha d’estar regit a la seva manera. Res de pactes amb Cuba, seguretat social per a tothom ni polítiques exteriors que no tinguin a veure amb la força. I am an american citizen and I have my rights, vindria a ser el seu crit de guerra. Una cosa així com Jo pago els meus impostos i hi tinc més dret. I és cert que l’Estat Espanyol, dins del que cap, es caracteritza per ser molt més obert, receptor i generós amb la població immigrant, homosexual o essencialment diferent de la majoria –per posar un exemple de les manilles que aixecaria un partit del te en el nostre país. Potser perquè de les nostres colonitzacions han passat més anys, potser perquè fa menys temps que convivim amb els altres, potser perquè som un país amb un gran esperit socialista –diguin el que diguin, responguin com responguin. No cal sinó recordar la resistència de Madrid durant la República o el massiu exili català cap a Amèrica. Però tot això, lamentablement, no ens salvarà del tot. I els membres dels partits xenòfobs, repressius i autoritaris que estan recorrent els Estats Units per alliberar-lo de no sé quina tonteria, acabaran campant per casa nostra com si fossin a casa seva –i és que també hi són (ho sé: costa d’entendre.) Hi haurà més partits com els del sonat de Vic o la mòmia de Le Pen que tal i com han aclaparat els focus als Estats Units i a Europa, rebran atenció a casa nostra. Així que hem d’estar alerta i no deixar-nos enganyar. Són convincents però creieu-me: són molts menys. I nosaltres tenim força.

LOLITA BOSCH

Llegit a Públic (31/10/2010)

13/9/2010 - 08:50h - laMalla.cat

Per un federalisme visible

El debate federalista

En España vivimos dentro de un orden constitucional bloqueado, donde no se vislumbra ningún desarrollo federal. Los principales partidos políticos españoles no son nada federales. Del Partido Popular no hace falta decir nada. Es un partido antifederal. El PSOE es un partido que se autodenomina federal, pero que por diversas razones no ejerce de federalista. Así fue en los años ochenta y noventa. Con José Luís Rodríguez Zapatero, parecía que el PSOE asumía el proyecto de encabezar el desarrollo federal del orden constitucional español por medio de la reforma pactada de los estatutos y, posteriormente, mediante una reforma constitucional. Pero el miedo a regalar la bandera del patriotismo español al PP y la falta de una cultura realmente federal en la mayoría de los dirigentes socialistas dejó descarrilar una reforma que por lo demás ya era menos que tímida en su planteamiento.

Así es que hablar de federalistas españoles podría ser un ejercicio retórico, pero no por si hay muchos o pocos federalistas españoles, sino porque una reforma federal está de momento fuera de la agenda política.

Para que el federalismo sea un camino a seguir, debe salir de los círculos académicos y darse a conocer como opción viable y de futuro para una sociedad plural y compleja como la nuestra. Ello requiere que la alternativa federal se haga cada vez más visible en el debate político y mediático, y que los liderazgos políticos tomen buena nota de las exigencias de una ciudadanía que aspira a seguir avanzando para alcanzar mayores cotas de legitimidad y calidad democrática.

La idea federal supone una tercera vía, que escapa de la dialéctica nacionalista, para articular un modelo que combina autogobierno y gobierno compartido, adaptado a una sociedad plural y a un sistema policéntrico de poderes, en un contexto de creciente complejidad y mayores interdependencias.

Hay que decir, ante todo, que de federalismos, como de nacionalismos, hay de distintos tipos y seria erróneo hablar de una sola vía federalista. El debate federal en España tiene más matices y hay diferencias sustanciales en la definición de un modelo federal para España. Algunos la ven casi como un Estado unitario descentralizado y, en el otro extremo, otros lo conciben como una federación asimétrica y plurinacional.

Podríamos decir que en España hay principalmente tres posturas federalistas. Los hay que abogan por un Estado autonómico simétrico y recentralizado, que asegure una jerarquía entre la nación española soberana y lo que denominan “nacionalidades culturales”. A nuestro parecer, este tipo de federalismo orgánico y centralizador ha quedado superado por las demandas democráticas de mayor autogobierno y la necesidad de dar reconocimiento constitucional a la realidad plurinacional de España. Una segunda postura sería la de aquellos que defienden un desarrollo federal de la Constitución española de 1978, como mínimo a un nivel equiparable al de la República Federal Alemana o que incluso conciben el modelo suizo como un buen referente para España, con relación al igual reconocimiento de las lenguas oficiales de la federación. Finalmente, estamos aquellos que defendemos un planteamiento democrático y plurinacional de las federaciones. Un planteamiento que promueve el reconocimiento de las diversidades existentes y que defiende un modelo avanzado de organización política, que incluye la simetría y la asimetría, como vías de unión en la equidad de la diversidad cultural, lingüística y nacional.

Este último es un reflejo del debate existente en los últimos 20 años, entre teóricos de la democracia como Rawls, Habermas, Taylor, Norman, Kymlicka, Miller, Tully, McGarry y varios más, sobre los principios constitucional y democrático aplicados a la resolución de los nuevos problemas de las sociedades plurales. Un debate abierto a la necesidad de avanzar hacia fórmulas más flexibles y adecuadas de organización política, superando conceptos absolutos como el de la soberanía indivisible o el axioma Estado igual a nación. Conceptos intocables hace unas décadas y que aún a algunos les cuesta bajar del pedestal dogmático. Esta corriente del federalismo, además, bebe de unas fuentes históricas con una larga tradición en nuestro país y que tiene sus orígenes en el siglo XIX con el federalismo republicano de Pi i Margall y el federalismo catalanista de Valentí Almirall.

De todos modos, la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut de Autonomía de Catalunya de 2006 y la respuesta de los principales partidos españoles, PP y PSOE, no sólo cierra, hoy por hoy, toda posibilidad de avanzar en esta dirección, sino que también se hace incompatible con el desarrollo federal del Estado autonómico hacia modelos como el alemán o el suizo. Si la Constitución y la política española persisten en no tratar equitativamente ni de manera justa los distintos hechos nacionales existentes en España y no se respetan las demandas de mayor autogobierno, nuestro marco constitucional acabará debilitándose de tal manera que será considerado ilegítimo por una parte considerable de la sociedad y resultará inviable e ineficaz como marco institucional, generado mayores incertidumbres y una creciente inestabilidad.

La especificidad de una democracia no recae en la ausencia del conflicto, sino en el establecimiento de un conjunto de instituciones a través de las cuales los conflictos se pueden afrontar democráticamente. Si la cerrazón hace fracasar la federalización de España, no queda otro camino que explorar otras vías democráticas para expresar las voluntades de la ciudadanía y ejercer el derecho de las naciones a la autodeterminación para decidir libremente su futuro colectivo.

PERE ALMEDA
, MIQUEL CAMINAL, CARME VALLS, membres de la Fundació Catalunya Segle XXI
Llegit a 'Público' (13/09/2010)